Como fotógrafo de bodas en Gijón no puedo estar más agradecido por el trato que esta tierra que me regala cada día.

Creo en la fotografía como una herramienta que nos enseña a ver la vida deteniendo el tiempo, sin prisa, donde esos pequeños detalles, por los que merece la pena vivir, se muestran con el protagonismo que merecen.

Vengo de formarme en Madrid en fotoperiodismo y fotografía documental, habiendo publicado en TIME, OjodePez PhotoEspaña, Telva y Elle, entre otros.

Compañeros como Antonio Heredia, Sofia Moro y Sean Flanigan son los que se han encargado de enseñarme y aconsejarme.

Me apasiona ser testigo y fotografiar vuestra boda, retratando el día tal y como es. Trasmitiendo todas las emociones y los detalles que ocurren en esas 12 horas que dura el día, que se preparan en 12 meses y que se pasan en 12 segundos.

Al final el reportaje merecerá la pena, si en tan solo una foto, soy capaz de transmitiros lo que en ese día sentisteis. Y eso será entonces, para siempre.

-Todo esto no sería posible sin mi mujer y mi hija. Adriana y Martina-

fotógrafo de bodas en Gijón