Cuando Y&M me dijeron que querían hacer una sesión de preboda diferente, donde hubiese algo de humo, dentro de mi cabeza sonó un chasquido. Cada vez que me proponen o me propongo algo nuevo, ese sonido en mi cabeza se hace notable. Es el sonido que surge de romper una barrera. De salir de tu zona de comfort y probarte en nuevos desafíos. En definitiva, de avanzar y crecer como fotógrafo. La localización la tenía clara. Viniendo ellos de Madrid y jugando yo en casa me los llevé a uno de mis rincones favoritos. Acantilados, calas en bajamar y una cueva. Ingredientes suficientes para dejar un recuerdo inolvidable. Las risas estuvieron aseguradas y nuestras manos acabaron como el logotipo de Google. Como siempre espero que os guste. Los comentarios siempre son bienvenidos! Saludos

sesion preboda humo

Leave A

Comment